¿Sabías que…?
Las manos,👐 suelen ser las grandes olvidadas de los cuidados diarios y lo más frecuente es que no veamos la necesidad de mimarlas hasta que empiezan a mostrar un aspecto envejecido, se resecan o pierden la firmeza de la juventud.
Sin embargo, deberían recibir un trato especial y formar parte de nuestros buenos hábitos y rutinas por motivos muy evidentes.
¿Por qué cuidarlas?
El primer motivo, es que las manos siempre están a la vista, y son, junto con el rostro, una de las zonas más expuestas continuamente a agresiones externas.
El segundo motivo reside en las características propias de las manos: su piel es especialmente fina y frágil. En caso de descuidarla, pueden aparecer consecuencias, como manchas oscuras cutáneas.
¿Cómo cuidarlas de forma adecuada?
Para tener las manos suaves y evitar el envejecimiento cutáneo prematuro, debemos recordar estos consejos básicos:
☑️Utilizar jabones suaves que respeten el pH de la piel a la hora de lavarnos las manos. Hay que tener presente que esta acción es una actividad diaria, por lo que resulta esencial elegir bien un jabón que se adapte a las condiciones de nuestra piel.
☑️Hidratar las manos lo más a menudo posible, a poder ser 3 o 4 veces al día y un mínimo de dos, una por la mañana y otra antes de ir a dormir. Hay que aplicar la crema hidratante con un suave masaje por toda la mano, incluyendo los dedos, para activar la circulación de toda la zona.
☑️Utilizar protección solar en las manos para prevenir el envejecimiento prematuro y las manchas que causan la continua exposición al sol, no solamente durante el verano, sino también a lo largo del resto del año.
☑️ Realizar una exfoliación de las manos una vez a la semana para eliminar las células muertas de la piel que se acumulan en la capa externa y que acostumbran a provocar una sensación de rugosidad desagradable.