10dic

Sequedad e invierno

Farmacia Galván

  La piel seca o resequedad en la piel es un síntoma muy común, especialmente en las personas de edad avanzada. A la piel le falta hidratación y lípidos en la epidermis, esto hace que se modifique la barrera de la piel, evitando que ejerza correctamente su función protectora. Se presenta con mayor frecuencia en el invierno cuando el aire frío del exterior y el aire caliente del interior  provocan un descenso de la humedad. El uso de calentadores con aire a presión aumenta la probabilidad de que se presente resequedad en la piel.

  Esta pérdida de hidratación  hace que la piel puede agrietarse, exfoliarse, irritarse o inflamarse. Además, los baños frecuentes, especialmente con jabones fuertes, pueden contribuir a la resequedad. La piel reseca puede tener un origen genético (ictiosis) o que esté ligado a diferentes patologías (eccema, soriasis, diabetes, etc.). Pero todas las pieles secas tienden a empeorar en invierno, por ello hay que prestar especial atención a las zonas más sensibles y que están más expuestas a los factores ambientales extremos, como las manos, los labios y la cara.

  Durante el invierno conviene realizar un cambio de hábito en nuestra rutina del baño, se recomienda:

-   Disminuir el tiempo de las duchas.
-   Utilizar agua tibia (no caliente).
-   Disminuir el uso de jabón en lo posible y limitar su uso a la cara, las axilas y los genitales si puede.
-   La piel se debe secar completamente pero en forma suave, dando golpecitos y no frotando.
-   Reducir la frecuencia de los baños, no más de 1 ves al día. Esto se debe a que con una higiene excesiva, eliminamos las barreras naturales que nuestro cuerpo segrega para proteger a nuestra piel, agravando más el problema de la sequedad.

   Además del cambio en la rutina del baño también debemos hacer un cambio o mejor dicho una mejora de nuestro autocuidado,  necesitamos aportarle no solo la hidratación que ha perdido sino también los lípidos que hacen que esa hidratación sea prolongada y no instantánea. Por eso se recomienda aumentar la utilización de lociones o cremas destinadas a este tipo de piel más sensible:

-   Utilizar aceites de baño o lociones hidratantes ricas. Estos productos se aplican justo después del baño o la ducha cuando la piel todavía está húmeda.
-   Se deben evitar los productos a base de alcohol, ya que provocan un aumento de la sequedad
-   Si el aire está muy seco, se puede utilizar un humidificador.
-   Se recomienda tomar mucha agua durante todo el día.

   Asimismo, se recomienda aplicar compresas frías en las áreas que presentan prurito es común la prescripción de cremas con corticoides, esto siempre debe ser bajo la prescripción de un facultativo (Dermatólogo).

   Para detectar la sequedad de la piel, es necesario realizarse un análisis del tipo de piel que tenemos. En la farmacia podrás encontrar la instrumentalización necesaria para saber exactamente qué tipo de piel tienes, y te podemos aconsejar de cual sería tu tratamiento ideal para mantener una piel sana durante todas las épocas del año

Envianos un mensaje

Muchas gracias. En breve nos pondremos en contacto contigo.

No se ha podido enviar el mensaje. Por favor, vuelve a intentarlo.

Por favor, rellena todos los campos del formulario.

Información de contacto

  • Calle Muñoz Seca, 5
    Santa Cruz de Tenerife , 38007
  • 922 220 114
  • 638 800 044

 

 

farmaciagalvannavarro@hotmail.com

 

Horario: Lunes - Viernes: 08:00 - 21:00H - Sábados y Domingos: 09:00 - 14:00H

© 2015 Farmacia Galvan Navarro. Todos los derechos reservados.