05nov

Probióticos, nuestros pequeños grandes compañeros

Farmacia Galván

   El intestino no es solamente un órgano de absorción de nutrientes, es uno de los elementos más importante para la actividad del sistema inmunitario, es la principal puerta de entrada de patógenos. La salud de nuestro intestino es el resultado del equilibrio entre bacterias favorables y  patógenas.

  Es tanta su relevancia que podríamos valorar la salud general de un individuo, grosso modo, por la salud que presente su intestino. Su importancia es solo superada por su número, hay más bacterias en nuestro intestino, que células en nuestro organismo.

   La flora intestinal, también denominada microbiota, es un sistema de 300-500 especies bacterianas que se hallan principalmente en el intestino grueso (colon) y en la parte final del intestino delgado. En el estómago y en la parte inicial del intestino delgado apenas hay flora, debido a las condiciones que presenta este tramo del tubo digestivo.

   Al nacer el tracto intestinal es estéril, por lo tanto la flora intestinal es adquirida después del nacimiento. El primer contacto es el canal vaginal y la flora fecal de nuestra madre durante el parto, Aunque la leche materna interviene en la adquisición de la flora intestinal. Formando la flora intestinal más beneficiosa para el bebe. Esta flora puede modificarse negativamente con el uso de antibióticos, alimentos refinados pobres en fibra y estrés, o favorablemente con probióticos y alimentos ricos en fibra (legumbre, productos integrales, frutas y verduras)

   Hace ya 100 años, E. Metchinkoff, premio Nobel, postuló que bacterias ácidos lácticos ofrecían beneficios para la salud. Propuso que utilizando bacterias se podían desplazar las causantes de la intoxicación intestinal y prevenir así la patología resultante. En 1956 se los definió, a los Probióticos, como un factor microbiológico capaz de estimular el crecimiento de otros organismos beneficiosos para la salud. Además de secretar antibióticos naturales y prevenir la aparición no solo de enfermedades intestinales, sino también de otras mucosa como la vaginal, son capaces de reducir el riesgo de cáncer de colon en estudios con animales, probablemente por reducir la síntesis de sustancias pro-carcinógenas.  

  Estas bacterias deben cumplir una serie de requisitos para poder entrar dentro de la definición de Probiótico:

-   Debe ser de procedencia humana, no ser patógeno tanto para el ser humano sano como para el inmunodeprimido.

-   Debe ser resistente a su paso por el tracto intestinal y seguir vivo.

-   Debe estimular el sistema inmunitario sin efecto pro-inflamatorio.

-   Debe poder adherirse a la mucosa intestinal.

-   Debe permitir un crecimiento rápido en todo el trayecto del colon.

  No hay que confundir los términos, Probiótico y Prebiótico. El primero hace referencia a esas bacterias de las que hemos hablado en este post, mientras que los prebióticos son el alimento de estas bacterias, es todo aquel alimento que no es digerido ni absorbido por el intestino delgado y que sin embargo, si es, parcial o totalmente, fermentado por los Probiótico, estimulando su crecimiento.

  Alimentar correctamente a estas pequeñas amigas produce  un aumento de  la síntesis de algunas vitaminas como las B6, B12, ácido fólico, y favorecedoras de la absorción de calcio, magnesio, hierro y zinc. Por eso para este invierno tenemos la campaña en la farmacia “Cuida tu salud, cuida tu intestino”, para concienciar la importancia, para una calidad de vida mayor, de mantener esta flora en buen estado.

Envianos un mensaje

Muchas gracias. En breve nos pondremos en contacto contigo.

No se ha podido enviar el mensaje. Por favor, vuelve a intentarlo.

Por favor, rellena todos los campos del formulario.

Información de contacto

  • Calle Muñoz Seca, 5
    Santa Cruz de Tenerife , 38007
  • 922 220 114
  • 638 800 044

 

 

farmaciagalvannavarro@hotmail.com

 

Horario: Lunes - Viernes: 08:00 - 21:00H - Sábados y Domingos: 09:00 - 14:00H

© 2015 Farmacia Galvan Navarro. Todos los derechos reservados.